Pitayas criollas


pitayascriollas.jpg

Hoy presentamos las pitayas criollas, que se diferencían de las que venden allá en que aquellas se ven preciosas con su cáscara color de rosa, y son más grandes, pero que al quitárselas son idénticas en sabor y consistencia a las humildes de vestido indígena que se venden en muchos mercados o como acá, recién traídas del monte en una canasta que trae un campesino como auténtico Tameme. También éstas suelen ser rojas, fuccia, y amarillas.

Esto me hace pensar en algo así como una enseñanza o moraleja:

“Las ropas con la que cubrimos nuestra desnudez, según sean finas o humildes, pueden diferenciarnos exteriormente unos de otros, haciéndonos CREER que somos mejores o peores que los demás, pero al quitárnoslas, TODOS somos iguales excepto por el color de la piel, la estatura y quizá la complexión, que fuimos adquiriendo por la zona climática y estilo de vida de nuestros ancestros, por lo tanto, ninguno de estos atributos nos hace o puede hacernos SUPERIORES al resto de los mortales. Así pues si alguien se siente inferior o superior, tiene un grave problema consigo mismo?

Comentarios (3)

  • sofia

    la pitaya es una fruta muy deliciosa que es un poquito dificil e con eguir y sabe riquisima por si alguien la desea probar la recomiendo

  • aline

    no conocia las criollas y en que se diferencian las normales con las otras

  • Gaby Tejeda

    Aline: En la cáscara y el tamaño. Las criollas son frágiles y pequeñas de cáscara delgada y colorida. Las otras son grandes de cáscara rosada y gruesa.

    ¡Saludos!

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call to action banner image
x

Lost Password