Postres, Reposteria

Rosca de limón

27 noviembre 2006


roscalimon.gif

¡Saludos lectores y amigos de Deliciosadas!

Les envío la receta de mi pastel favorito. Este pastel está tan rico y la salsa de limón hace que no se sienta empalagoso…que casi lo quiero esconder bajo mi cama para no compartirlo, jejeje. (Si no fuera por los asquilines* y hormigas)
* Asquilines o asquiles: Variedad de hormiga de varios tamaños, roja o negra, pero mucho más pequeña que la hormiga común, muy prolífica en Colima, y el mundo. Quizá los polos se salven. 😉

Ingredientes:

1 t. de mantequilla (2 barritas de 90 grs.) suavizada
2 L. de leche condensada
2 t. de harina cernida con 2 ctas. de polvo para hornear y 1/4 cta. de sal.
1 cda. de cáscara de limón rallada. (Sólo la parte verde, la blanca amarga)
1 cta. de esencia de limón
2 gotitas de colorante vegetal verde y una de amarillo (Opcional)
4 huevos (Escojan los más grandes) Déjenlos fuera del refri a que tomen la temperatura ambiente, esto va para todas las recetas de pasteles.

Precalienten el horno a temp. media (180° C)
Batan la mantequilla hasta que esponje. (En batidora)
Agreguen la leche condensada, cáscara, esencia y colorante. Mezclen bien.
Añadan uno a uno los huevos. (Se recomienda romperlos uno por uno en una tacita por si alguno estuviera mal, para que no les eche a perder toda la mezcla). Batan a integrar todo muy bien.
En un tazón ciernan 2 veces los polvos y con un batidor de globo, vayan revolviendo en forma envolvente con la mezcla que batieron. Raspen con espátula bien los lados e integren.
Vacíen a un molde de rosca de base desmontable engrasado y enharinado.
TIP. Utilicen la grasa que viene en spray sabor mantequilla o natural, es muy fácil para esta tarea. Con un colador, enharinen el molde rociando la harina y sacudan el exceso. Si desean sustituyan por pan molido.
Horneen aprox. 1 hora. Pero vigilen luego de media hora, porque varían mucho los hornos. Cuando vean que toma un color ligeramente dorado de los bordes y que está inflado parejo, abran y con cuidado toquen la superficie (No quema el pan, si no los lados del horno y molde, ¡Aguas!) si se siente esponjado y no se hunde, ya está listo. O hagan la técnica de introducir un palillo, si sale seco…ya está).

SALSA DE LIMÓN

Ingredientes:

1/2 t. de jugo de limón
2 huevos
2 cdas. de ralladura de cáscara de limón
4 cdas. de harina
2 t. de azúcar
2 ctas. de mantequilla derretida.
Batir los huevos, jugo y cáscara de limón hasta que se ponga cremosito.
Mezclar en otro recipiente harina y azúcar. Agregar poco a poco a la mezcla.
Añadir la mantequilla derretida. (No caliente)
Poner en una ollita y poner al fuego hasta que hierva sin dejar de mover.
Tapar. Sacar y dejar que enfríe, revolviendo de vez en vez.
Bañar con esta salsa la rosca.
Decorar con limón confitado, con mitades de cerezas rojas, con flores cristalizadas, o frescas etc. etc.
¡Vale la pena y no es tan difícil ni latoso!

Bueno, ahora les platicaré sobre la boda de mi hermana:

Dirán que qué puede interesarles eso, pero quizá no tienen idea de lo que es una boda casi de rancho.

He ido a bodas en pueblos…Pero ¡qué bodas! Son de días y ¡Pantagruélicas! (palabrita de moda, junto con mesiático, mediático, espuertas, maniqueísmo y chachalaca), en donde lo tratan a uno a cuerpo de rey.

Aquí no fué así amigos; Ahora vivo en este pequeño poblado, y aparte “emparenté”, con la mitad de sus pobladores, o sea…eso me puso en el lado que no vemos en las bodas que les comentaba: …SERVIR a los invitados. (¡Ajá, leyeron bien) Cuando pregunté quién contrataría a los meseros, el novio y una hermana (que al final se portó lindísima junto con toda su familia) se me quedaron viendo como diciendo: “Vamos a bajarle los humos a ésta fufurufa” y me salieron con que acá TODOS se organizan para hacer y servir, y como tengo que practicar eso de que “Al lugar donde fueres, haz lo que vieres”, no tuve más remedio que ofrecer mi ayuda por si se requería, y ni tardos ni perezosos me dijeron: “SÃ?, para ayudar a servir a los invitados”. Pregúnteme entonces: ¿Qué cuernos era yo? porque salvo los Padrinos de Velación (¿Por qué se llamaran así?) TODOS éramos familiares de los novios. Obviamente, no externé mi pregunta, ya no tuve valor ni dinero para objetar.

Tuve pesadillas desde 1 mes antes nada mas de ver la desorganización que reinaba, el vestido de mi hermana “terminado” 1 semana antes, no sabíamos nada de lo que los familiares del novio planeaban hacer o poner, 2 días antes los novios habían cambiado 3 veces el lugar de la fiesta, 3 días antes tuve que llevar a escondidas de mi hermana, el vestido de novia para que lo rehicieran, previa compra de tela igual a la que ella compró, con el cuento de que le “arreglaran las pinzas que quedaron algo chuequitas”, 2 minutos antes no sabíamos si vendrían 400 o 150 personas, (El novio tiene un familión), 1 día antes supimos que se habían duplicado los “padrinos” de botanas, de sonido, y, ¡DE CENA! No teníamos idea, sólo unas horas antes, cuánto hielo debíamos comprar, ni si habría hielera dónde ponerlo, dónde se serviría el vino para el brindis, si la dirección para enviar la cerveza (que también nos tocó) era la correcta, etc. etc. etc.

Así pues, me arrepentí de haber comprado mis sexys sandalias plateadas de tacón alto con 3 tiritas del grueso de una cadenita, mi bello vestido rosa “fuccia”de organza que me quedaba perfecto, mi arreglo con el mejor estilista de Colima: Israel Vargas, que me dejó sintiéndome más bella que Eva Méndez con sólo 20 añitos más.

Terminé sirviendo en inmensas tapas de olla que sabiamente habilitaron como charolas, en platos de unicel, la deliciosa birria que la familia del novio hizo para la ocasión, caminando precariamente por un terreno con piso de tierra, eso sí: bien regadito (con algunos parajes medio enlodados y piedras por aquí y por allá) El vino lo servimos en vasitos desechables porque no hubo copas, les sugerimos que rentaran loza y cristalería, pero se les hizo mucho gasto a los novios que no gastaron en casi nada, ¡ah! sí: en la tela para el vestido, porque mi hermana que nunca ha cosido, lo quiso hacer para demostrarle a su tortolito que es “mujer de verdad” (yo creo que lo hizo por eso). El novio usó una camisa, zapatos y pantalón X que ya tenía para las ocasiones de rigor.
¡En fín! los señores de la casa me estuvieron ayudando a servir luego de verme cargar la primera “charola” sin hacer cara de espanto, (las de Jalisco no nos “rajamos”) mientras las mujeres cortaban la carne en trozos, picaban y servían, y ni una gota de salsa manchó mi vestido.

Los hijos del novio que decidieron poner cena a última hora, como muestra de “buena voluntad” sin avisarle a nadie, se ofendieron y no fueron a la fiesta (sólo fue uno, que aceptó que la “regaron”), acabé casi para el hospital con mis pies en calidad de amasijos, vi a algunos primos, conocí sobrinitos, no fue mi famoso primo Ã?lvaro (Mi familia y yo dimos gracias a Dios) y bailé dos piezas con mi abandonado esposo que odia las bodas, XV años, bautizos etc. (ahora más que antes).

Y…Así fue la boda de mi hermana, que cabe decir, salió mejor de lo que esperaba, el único con cara de aburrido al principio, fue mi esposo. ¿Mis sandalias? Quedaron tan mal, que no creo que me atreva a utilizarlas de nuevo, a menos que decida formar parte de verdad de esta bella comunidad Noguereña de la cual, la mitad ahora son mis parientes políticos, aquí nadie tiene unas zapatillas con los tacones en buen estado, las calles son empedradas o “casi” empedradas.

Bueno, me despido rogando a Dios que mis hijos no se casen. ¡Vivan los amasiatos!

¡Hasta la próxima!

También te puede interesar

3 Comentarios

  • Reply bebita 5 diciembre 2006 at 11:33 am

    qué relato tan divertido!!!
    felicidades

    voy a hacer tu receta. espero que me salga. nunca me salen los pasteles, pero lo voy a intentar!!!!

  • Reply Gaby Tejeda 5 diciembre 2006 at 3:32 pm

    Bebita…de eso se trata, de que lo intentes, que se te antoje hacerlo.
    En cuanto al relato, en su momento fué una calamidad, jejeje.

  • Reply Daniela 3 septiembre 2015 at 6:32 pm

    Disculpame, son 180 grs. de manteca? Gracias!!

  • Comenta